Alopecia y efluvios

 In Dermatología

Según el diccionario los efluvios son emanaciones que se desprenden del cuerpo. Cuando hablamos de alopecia nos estamos refiriendo a que estas “emanaciones” son los cabellos que se caen.
Los efluvios de caída son procesos difusos, ya sea  agudos o crónicos , que resultan de un daño desde el exterior o interior sobre los folículos pilosos, lo que resulta en una alteración del ciclo piloso. Estos son los casos donde se van quedando cabellos por todas partes: en la almohada, al peinarse, en la bañera…

El ciclo piloso

El cabello pasa por  diferentes fases ,  por lo que vale la pena recordarlas:
– Fase de crecimiento o fase anágena: dura de 2 a 6 años
– Fase de transición : alrededor de 3 semanas. El folículo involuciona y se retrae.
– Fase de caída o telógena . Dura 3- 4 meses
En un cabello normal el 89-90% están en fase anágena (de crecimiento), una pequeña parte en catágeno (alrededor de 1%) y un 10% fase de reposo y caída. Dado que hay entre 80.000 a 150.00 folículos pilosos (promedio unos 100.000) , un 10% (a lo largo de esos 3- 4 meses) señala un buen número de cabellos que pueden caer. De manera que una caída de 50 a 100 cabellos al día puede resultar completamente normal, acentuándose de forma fisiológica en determinados períodos del año: es la llamada caída de cabello estacional.
Los efluvios suponen una caída mayor de la habitual y se clasifican según la fase del ciclo piloso en la que se produce. Los efluvios anágenos son aquellos en los que el pelo se cae en plena fase de crecimiento mientras que los efluvios telógenos suponen un aumento de los cabellos en telógeno y por lo tanto una mayor caída.

Los efluvios y sus modalidades

Efluvio anágeno: es una alopecia aguda y difusa, debido a una lesión de los folículos que están creciendo (en fase anágena) que detienen su crecimiento en forma abrupta y comenzando a caer de forma masiva. Es el clásico ejemplo de la alopecia por quimioterapia o  radiaciones. Se inician entre 7 a 30 días después de una exposición a estas sustancias. Otras sustancias conocidas que producen efluvio anágeno son los metales pesados: talio, mercurio y plomo. Entre los medicamentos que producen este efluvio están los antitiroideos (tiouracilo y carbimazol), anticoagulantes, vitamina A a dosis altas y clofibrato, un medicamento para bajar el colesterol.

Efluvio telógeno agudo: es un proceso que se desencadena de 2 a 4 meses después del contacto con el hecho productor del mismo. Un ejemplo clásico es la alopecia post parto. Es una alopecia normal y fisiológica, que se produce porque en el embarazo la mayoría de folículos pilosos están en fase de crecimiento (anágena, debido a la gran cantidad de hormonas propias del embarazo. En el parto, debido a la caída hormonal, los cabellos pasan abruptamente del anágeno al telógeno , produciendo una caída aparatosa y evidente entre 3 y 4 meses después del parto. Otras causas de efluvio telógeno agudo:
– Caída post natal (caída del cabello que el bebé tenía al nacer). Es también una caída fisiologica
– Caída por déficit de hierro. Muy habitual en mujeres, debido a las pérdidas menstruales. Hay que medir el nivel de ferritina para ver como están los depósitos de hierro. Para tener fases anágenas normales se estima que los valores ideales de ferritina deben estar alrededor de 70 ng/ml.
– Déficit de zinc
– Déficit de biotina
– Cirugías
– Infecciones severas
– Dietas hipocalóricas no balanceadas
– Desnutrición
– Estrés y tensión emocional
– Radiación ultravioleta
– Medicamentos: enalapril (para la tensión arterial), levo dopa (anti parkinsoniano), antiepilépticos, betabloqueantes (metoprolol, propanolol), litio, isotretinoína (para el acné), ácido acetil salicílico (aspirina)
Efluvio telógeno crónico: afecta sobre todo a mujeres entre los 30 y 60 años, siendo el inicio brusco y presentando brotes y oscilaciones, a menudo exagerando la caída estacional. Es un proceso que muchas veces se enmascara con la alopecia androgénica femenina y puede durar entre 6 meses y 6 años (a veces más). No existe una única causa clara y cada caso ha de examinarse con detalle.
El tratamiento consiste en identificar la causa de los efluvios, que no siempre es evidente. Hay que tratar las deficiencias nutricionales cuando las haya (hierro, zinc, biotina, proteínas, etc). Cuando es producida por medicamentos preguntar a su médico si es posible cambiar el fármaco en cuestión por otro.
Los efluvios crónicos siempre son un desafío terapéutico y es muy importante buscar y detectar qué desequilibrios generales pueden estar afectando a esa persona en particular.

Recommended Posts
Comments
pingbacks / trackbacks
  • […] Uñas quebradizas – Caída del cabello – Dermatitis escamosa en cara y cuero cabelludo – Candidiasis vaginal crónica – […]

Deja un Comentario

Contáctanos

Not readable? Change text. captcha txt
micronutrientes