Ansiedad : un trastorno frecuente

 In Medicina integrativa, Salud

La ansiedad es un estado mental caracterizado por inquietud, excitación e inseguridad. Es una manifestación esencialmente afectiva, una vivencia.

Básicamente se trata de un mecanismo defensivo y una respuesta de alerta a situaciones consideradas amenazantes. En realidad es un mecanismo humano de adaptación al medio y si no es excesiva ayuda a alertar y reaccionar al organismo.

Hay pues una ansiedad “normal” que tiene que ver con la motivación y el alcanzar metas. Si la emoción es proporcionada y no exagerada se considera un mecanismo adaptativo y puntual en ciertos momentos de la vida. Podríamos llamarla “ansiedad positiva”: la capacidad de defendernos organizadamente frente a cosas que rompen el equilibrio cotidiano.

Sin embargo en ocasiones este sistema de respuesta se desequilibra y la ansiedad se vuelve desproporcionada : aparece al mínimo estímulo, incluso se presenta en ausencia de peligros ostensibles, en momentos inadecuados o es de una intensidad y duración prolongadas, alterando la calidad de vida de quien la padece.

Como en Medicina Integrativa (ver post anterior) se tiene en cuenta la totalidad de la persona y es parte del interrogatorio de la historia clínica, es frecuente encontrarnos con este problema en la práctica diaria.

¿Cuáles son las causas de la ansiedad?

  • genéticas (predisposición)
  • hechos traumáticos (accidentes, atentados, robos, etc)
  • drogas o tóxicos
  • circunstancias de la vida (no ya a partir de un hecho puntual traumático sino problemas en el ámbito laboral o familiar)
  • desbalances hormonales: problemas tiroideos, de cortisol o de hormonas femeninas, hormonas masculinas
  • desbalances de neurotransmisores: adrenalina, noradrenalina, dopamina y serotonina

¿Cuáles son los síntomas de la ansiedad?

Las manifestaciones son variadas y pueden comprender distintos tipos de síntomas:

  • físicos: palpitaciones, náuseas, vómitos, “nudo en el estómago”, falta de aire, molestias digestivas, temblores, sudoración, alteraciones alimentarias, cansancio y rigidez muscular entre otros
  • psicológicos: sensación de peligro, inquietud, agobio, miedo a perder el control, dificultad para tomar decisiones, susceptibilidad, preocupación excesiva, rumiación, tendencia a recordar cosas desagradables
  • cognitivos: dificultad de concentración, atención y memoria, confusión, bloquearse o quedarse en blanco
  • de conducta: estado de alerta o hipervigilancia, dificultad para estar en reposo, irritabilidad, impulsividad

¿Cómo se trata la ansiedad?

Dentro de la escala de ansiedad hay distintos grados y severidad y muchas veces el tratamiento de la ansiedad es un trabajo en equipo, con distintos profesionales especializados en el tema.

En Medicina Integrativa se buscan y exploran estas situaciones mencionadas, sobre todo de la mano de psiquiatras y psicólogos integrativos.

No es algo  es tan fácil como “tómate esta pastilla”. Hay que buscar activamente los factores desencadenantes y precipitantes y también los que la mantienen, que pueden no ser los mismos. Puede ser que la causa precipitante sea, por ejemplo, un problema familiar o laboral. Pero no hay que quedarse sólo con el “origen psicológico”. Hay que ir más allá y buscar también alteraciones hormonales o de neurotransmisores que puedan estar contribuyendo a esta situación. Por ejemplo, desequilibrios en las hormonas tiroideas, cortisol y hormonas femeninas y masculinas. (ver post anteriores) . Alteraciones en neurotransmisores, como serotonina, dopamina y noradrenalina. Poniendo un ejemplo: una persona tiene un aumento (o disminución) de serotonina que le produce un estado de irritabilidad o ansiedad. Estas alteraciones, a su vez, pueden tener su origen en la producción aumentada o disminuida de serotonina en el intestino, por ejemplo a causa de una disbiosis intestinal (post). Se trata de corregir y equilibrar también el intestino y no sólo recibir soporte psicológico (¡que también!). Porque la persona siempre es un “todo:” no sólo mente y no sólo cuerpo sino un conjunto inseparable de cosas que actúan a la vez y se modifican unas a otras.

Esto es sólo un ejemplo: de ninguna manera se puede deducir que todas las ansiedades tienen la causa en el intestino. Como hemos visto las causas son múltiples y se trata de buscarlas e identificarlas con la meta final de conseguir un equilibrio. Y lo mejor en estos casos es el trabajo en equipo.

Recommended Posts

Deja un Comentario

Contáctanos

Not readable? Change text. captcha txt
medicina integrativasemillas de chia