¿Cómo desintoxicar el hígado?

 In Micronutrición, Salud

El hígado, situado en la parte derecha del abdomen, es un órgano muy importante, con muchas funciones diferentes. Una de ellas es la desintoxicación de sustancias, tanto externas – alimentos, alcohol, tabaco, medicamentos- como internas- sustancias producidas por hongos o bacterias en el intestino. Estamos expuestos a los tóxicos durante toda nuestra vida, así que el hígado tiene mucho trabajo…

¿De qué manera desintoxica el hígado?

Las sustancias tóxicas tienen la mayoría de las veces una estructura lipídica (grasa). La grasa no es soluble en agua, y como la eliminación ha de hacerse forzosamente por la orina o por la bilis hacia las heces, el organismo se ha inventado un sistema fantástico de varios pasos para transformar estas sustancias :

Fase 1: está formada por una superfamilia de enzimas llamadas citocromo P450 (CYP 450 para los amigos). Es una familia enorme, con muchos parientes, con nombres que mezclan letras y números, por ejemplo CYP 1A1, CYP 3A4, etc. La importancia de todo esto es que están especializados en tóxicos diferentes: éste se encarga de “limpiar” tal medicamento o el tabaco, aquel un fármaco distinto, y el otro, el alcohol. Para complicar la cosa, hay mucha variabilidad genética en estas enzimas.  Para explicarlo de modo sencillo figuraros que cada una de ellas puede estar en 3 posiciones: la primera- posición A- limpia todo muy bien y muy rápido, la segunda- posición B- es intermedia y la tercera posición – C- … limpia muy poco y muy lento. Claro, en la lotería de los genes podemos tener cada uno de estos en posición A, B o C. Las combinaciones son tan infinitas y diferentes como personas hay en el mundo. Para dar un ejemplo: muchas personas pueden beber alcohol  en distintas proporciones y cantidades sin marearse. En cambio otras, a la media copa ya se sienten fatal y con dolor de cabeza: no toleran el alcohol para nada. La explicación suele ser que, los que se marean pronto tienen el CYP encargado de “limpiar” el alcohol en la posición C, o sea, una depuración muy lenta, con lo que el alcohol sigue circulando y produce efectos inmediatos. Pero ¡cuidado! Los que no se marean puede que lo tengan peor y no mejor… Veremos por qué:

Los CYP de la fase 1 terminan su tarea produciendo un compuesto intermedio, que muchas veces es más tóxico que el original. Siguiendo el ejemplo del alcohol, se produce una sustancia mucho más dañina que el propio alcohol…. que tiene que pasar a la fase 2 para ser depurada totalmente. ¿Y qué pasa si la fase 2 funciona mal?. ¡Qué nos inundamos de esos compuestos tóxicos, que tardarán en eliminarse! Por eso, si aquellas personas que eliminan bien el alcohol en fase 1 (no se marean enseguida) tienen una fase 2 fuerte y lo eliminan bien…¡genial! Son como los genes de Superman. Pero si la fase 2 no funciona bien, estarán intoxicándose sin darse cuenta…

Los CYP son también los encargados de “limpiar” hormonas internas como las hormonas sexuales o la cortisona.

Fase 2: es una fase de conjugación, o sea, de unión con otra sustancia para terminar de convertirse en solubles en agua y poder ser eliminados por la orina o la bilis. Son todas reacciones químicas con nombres como sulfatación, acetilación, metilación, glucuronidación y también unión con distintos aminoácidos: glutamina, glicina, taurina, etc.  Esta fase completa a la otra en el contexto de “limpiar” y “depurar” distintas sustancias externas o internas (hormonas, tóxicos, etc) Una vez más, las encargadas de estas reacciones son enzimas que vuelven a tener 3 posiciones: A, B o C. Con lo que las combinaciones se vuelven infinitas…

Fase 3: no para  todos los tóxicos. Es una actividad que se lleva a cabo en el intestino.

¿Se puede modificar la actividad de estas enzimas?

La respuesta es . Es lo que estudia la nutrigenómica, que investiga la relación entre los componentes de la dieta y los genes. Ciertos nutrientes pueden “activar” o “desactivar” a las enzimas encargadas de limpiar los compuestos. Por ejemplo, supongamos que tengamos el CYP que limpia los estrógenos en posición C, o sea, limpiando poco. Y se nos acumulan los estrógenos. Si consumimos brócoli, éste ayuda al CYP deficiente, “activándolo”, dándole un empujón para que trabaje mejor. Y así para una larga lista de nutrientes…

¿Puedo saber cómo tengo mis enzimas de limpieza hepática?

La respuesta también es sí. Son los tests  de la nutrigenómica, que miden los polimorfismos de estas enzimas (si están en posición A, B o C). No tienen nada que ver con los tests genéticos que se utilizan en el embarazo para ver si el feto es portador de tal o cual gen y la predispocisión a una enfermedad dada . Los tests de la nutrigenómica detectan simplemente en qué posición están nuestras enzimas “de limpieza”, dando lectura a nuestra “primitiva” personal e intransferible, con la finalidad de poder después “activar” o “desactivar” esas enzimas con nutrientes específicos. Hay muchos alimentos con efectos probados sobre los genes: el licopeno del tomate, la hesperidina de los cítricos, la curcumina de la cúrcuma, el ácido cumárico de la canela, el resveratrol de las uvas …

Estos tests también nos dirán algo muy importante: cómo “limpiamos” los medicamentos y cuáles son más adecuados para nosotros y cuáles debemos evitar o tomar en menor dosis.

¿Hay síntomas que nos indiquen una pobre desintoxicación del hígado?

Las fases que realiza el hígado para desintoxicar requieren mucha energía. Si hay mucho que limpiar, necesitará emplearse a fondo, ya que entre las distintas fases se producen radicales libres, sustancias que nos van oxidando. Por lo tanto, a más limpieza, más energía y más producción de sustancias oxidantes.

No es de extrañar pues que los síntomas de una pobre desintoxicación hepática sean cansancio, dolores de cabeza, sobre todo después de comer, molestias articulares o musculares, trastornos del humor o del sueño y también intolerancia a los olores: molestan muchísimo el olor a perfume, a gasolina, olores fuertes…

¿Qué sustancias ayudan a desintoxicar el hígado?

Ante nada es importante no caer en extremos ni en “curas milagrosas” para limpiar el hígado o la vesícula. Este tipo de recursos, intensos y extremos, pueden desequilibrar al organismo y no es raro terminar en urgencias. No es aconsejable emprender acciones semejantes sin consejo ni asesoramiento profesional.

Hay muchos nutrientes y plantas que ayudan en las distintas partes del proceso de desintoxicación. Algunas ayudan en la fase 1, otros en la fase 2 y otros más en los procesos intermedios que producen radicales libres y oxidación, por eso es bueno tomar combinaciones que ayuden a las distintas fases y no sólo un producto único en concreto. Si nos hemos realizado los tests de nutrigenómica, entonces podemos saberlo de manera totalmente personalizada.

– Plantas con acción hepatoprotectora: cardo mariano y desmodium.

– Plantas que mejoran la secresión de bilis por la vesícula biliar: alcachofa, boldo, cúrcuma, diente de león, rábano negro, fumaria.

– Nutrientes y plantas que ayudan en la fase 1: vitaminas del grupo B, aminoácidos de cadena ramificada, brócoli.

– Nutrientes que protegen contra los radicales libres producidos entre la fase 1 y la fase2: carotenos (vitamina A), vitamina C, vitamina E, selenio, zinc, coenzima Q10, picnogenol, té verde.

– Nutrientes que ayudan a la fase 2: N-acetil cisteína, ácido pantoténico y distintos aminoácidos: taurina, glicina, glutamina, cisteína y metionina.

Por eso, a la hora de ayudar a nuestro hígado y si no sabemos cuál trabaja pobremente, si la fase 1, la 2 o las dos a la vez, convienen los suplementos que incorporan varias de estas sustancias a la vez. De todas formas, siempre es conveniente preguntar a tu médico para saber si no presentas alguna contraindicación específica para tomarlos.
El hígado nos acompaña toda la vida ejerciendo una función silenciosa pero vital: la de eliminar los tóxicos que nos rodean. ¡Cuidémoslo!

 

Recommended Posts
Showing 10 comments
  • Julie
    Responder

    Hola Cristina
    Me ilustrò mucho este artículo, gracias por publicarlo.
    Dònde o còmo me podría hacer el test de la nutrigenòmica?
    Muchas gracias por tu respuesta.

    Julie

    • Cristina Zemba
      Responder

      Hola, Julie. Me alegro muchísimo que te haya resultado útil.
      con respecto a dónde hacerte el test, no sé de donde me escribes.
      Hay varias opciones:
      se puede hacer un test de detoxificación hepática no genético en Labco. te lo comento porque según donde vivas, Labco es fácil de acceder en toda España
      http://www.labco.es/Sabater/es/Laboratorio/Noticias/Default.aspx?idc=434
      Hay también un test de Nutrigenómica a cargo de Eugenomic, que son especialistas en test genéticos. hay uno básico que no es muy caro pero te recomiendo hablar antes con ellos y preguntarles si te cubren fase 1 y fase 2 de la detoxificación y sino cual te aconsejan hacer:
      https://www.adnsalud.com/es/test-adn-nutrigenomica-nutrigenetica
      sino están estos otros, que testan genes de fase 1 y fase 2
      http://lifegenetic.es/our-services/detoxgenetic/
      En cualquier caso habla antes e informate de precios y dónde y cómo se realizan.
      Encantada de haber sido útil. un saludo cordial!

  • María
    Responder

    Hola Cristina,
    Muy interesante tu artículo y muy clara la forma de explicarlo. Quería consultarte que si una persona no tiene vesícula, si igualmente es beneficoso tomar infusiones que mejoran la secreción de bilis como el diente de león o el boldo, con el fin de prevenir la grasa en el hígado o por el contrario, puede ser contraproducente. Muchas gracias!

    • Cristina Zemba
      Responder

      Hola, María. Me alegro que el artículo te haya resultado interesante y claro. En este caso, se ha referido a la actividad desintoxicante del hígado. Pero el hígado tiene muchas más funciones, como la de formación de bilis. La bilis se produce en el hígado y se almacena en la vesícula biliar y se libera durante la digestión para ayudar a la digestión de las grasas. Al quitar la vesícula, se está quitando el órgano de almacenamiento de la bilis. Por lo tanto lo más prudente es hacer una dieta baja en grasas (es decir, no sin grasas, simplemente que no sea alta en las mismas), para ayudar a la digestión.
      El hígado graso que mencionas suele tener más relación con el sobrepeso, obesidad y la resistencia a la insulina. Te paso el último post por si te interesa leer del tema.
      Un saludo cordial!
      https://www.drazemba.com/web/que-es-la-resistencia-a-la-insulina/

  • ana
    Responder

    Hola, muy interesante el artículo. El suplemento Glutation en que fase ayudaria?

    Muchas gracias

    • Cristina Zemba
      Responder

      Hola, Ana. Me alegro que te haya gustado. El glutation es muy importante en la fase 2. De hecho es una de las 6 vías importantes de la fase 2, que se caracteriza por la conjugación. los procesos de conjugación de la fase 2 justamente incluyen: conjugación con el glutation, conjugación con aminoácidos, sulfatación, glucuronidación, metilación y acetifican. Un saludo cordial

  • Susana Segura
    Responder

    Hola, tengo intolerancia a lo Saliciatos, que relación puede haber con las enzimas y el higado ?, desintoxicando el higado podté conseguir mejoría ?. He cosutado varios doctores y en su mayoría desconocen la problematica de esta intolerancia que da mucho problema porque la mayoría de los alimentos contienen Salicilatos

    • Cristina Zemba
      Responder

      Hola, Susana. Esta web es simplemente de carácter divulgativo y general. Lo que me estás preguntando es algo personal que no se puede responder en general sino en atención a tu tema personal. Para hacer eso, tiene que hacerse mediante una visita médica. Son muchas las cosas a comentar, no es solo una respuesta simple como esto o lo otro. Es importante cuando te diagnosticaron el problema, de que manera (test específicos o solo clínicamente), cuáles son tus síntomas, los alimentos que comes y un largo etcétera
      Cuando hablamos de desintoxicar el hígado no es tomar un producto “detox” del herbolario sino saber que vías de fase 1 o fase 2 están alteradas y como se pueden corregir. Los salicilitos necesitan enzimas de la fase 2, en los procesos de glucuronidación, oxidación y conjugación a la glicina.
      Eso puede estudiarse de forma científica, por ejemplo, haciendo pruebas de detox hepática:
      https://www.saludonnet.com/servicio-medico/labco-londres-analisis-clinicos-test-detox-neutralizacion-hepatica-de-productos-toxicos-fase-ii
      pero claro, eso hablando en general y sin entrar en tu caso particular, simplemente porque no lo conozco.
      Un saludo cordial

pingbacks / trackbacks

Deja un Comentario

Contáctanos

Not readable? Change text. captcha txt