Cortisol , estrés y emociones

 In Antiaging, Salud

La hormona cortisol se fabrica en las glándulas suprarrenales, unas pequeñas glándulas ubicadas sobre los riñones pero que sintetizan importantes hormonas para el cuerpo.

El cortisol nos mantiene vivos gracias a tres esenciales y poderosas propiedades:

  • aumenta los niveles de azúcar en sangre y por lo tanto los niveles de energía
  • mantiene la tensión arterial
  • neutraliza la inflamación

A nivel mental:

  • mejora el estado de ánimo, el dinamismo y la capacidad de trabajo
  • ofrece resistencia al estrés
  • estimula las defensas

 

Los factores que favorecen la producción de cortisol en el cuerpo son la actividad, las emociones y la luz del sol, especialmente de mañana.

 

El cortisol es la hormona que sale al ruedo en las situaciones de estrés. Cuando el estrés es agudo, se eleva transitoriamente y luego vuelve a la normalidad. Pero cuando el estrés es crónico permanece elevado en el tiempo hasta que da signos de agotamiento, y entonces sobrevienen los síntomas de deficiencia.

¿Cuáles son los síntomas de la deficiencia de cortisol?

Una gran variedad de síntomas mentales se le asocian:

  • ansiedad, depresión o pérdida de memoria en situaciones de estrés
  • quedarse “ en blanco” o con sensación de vacío mental en situaciones estresantes
  • mala resistencia al estrés (literalmente, “se hunde”) o paraliza. Hay una incapacidad de funcionar adecuadamente en situaciones estresantes que se experimentan como “demasiado” para soportar y sensación de injusticia ante lo que está viviendo
  • hipersensibilidad ante el sufrimiento ajeno. Es bueno empatizar pero los personas con deficiencia de cortisol se sienten profundamente afectadas
  • carácter irritable (“salta” a la mínima)
  • negatividad (experimenta la realidad de forma mucho más negativa que otras personas)
  • sentimiento de víctima
  • comportamiento acusatorio: otros tienen la culpa de lo que le pasa
  • ataques de pánico o de ansiedad
  • brotes de cólera
  • gritos y llantos frecuentes
  • réplicas verbales hirientes de las que después se arrepiente, uso de palabras dramáticas

Por supuesto, hay que verificar con analíticas que estos síntomas están relacionados con la deficiencia de cortisol y no con otras causas.

Los síntomas físicos son sumamente variables pero destacan:

  • deseo y compulsión por los dulces (y menos frecuente, de alimentos salados)
  • necesidad de dormir mucho
  • excesiva sensibilidad al dolor
  • molestias intestinales
  • ataques de hambre
  • fatiga y agotamiento en circunstancias de estrés
  • náuseas y “estómago cerrado” (falta de apetito), especialmente con la carne
  • propensión a infecciones virales o bacterianas
  • intolerancia a los medicamentos

 

¿Y los síntomas de exceso de cortisol?

Sobre todo se producen a consecuencia de los tratamientos con corticoides orales a dosis altas y por tiempo prolongado. También hay enfermedades endocrinológicas con aumento de cortisol aunque es una causa menos frecuente.

Las molestias más frecuentes en estas circunstancias son:

  • agitación
  • euforia
  • insomnio
  • estresa a otras personas pero no a sí mismo
  • palpitaciones
  • tensión alta (presión arterial alta)
  • aumento de peso y obesidad
  • piel adelgazada (atrófica)
  • cara, manos y pies hinchados

 

En definitiva, toda esta serie de “hormonas y emociones” ha tenido la intención de dar a conocer que muchas veces nuestras molestias emocionales pueden estar originadas por desajustes hormonales. Y la importancia de consultar al médico en todos los casos quien será el encargado de solicitar los análisis oportunos.

 

 

Recommended Posts
Comments
pingbacks / trackbacks

Deja un Comentario

Contáctanos

Not readable? Change text. captcha txt
omega 3 DHAmanzanilla