Dermatologia integrativa m

¿Qué es La Dermatología Integrativa?

Es un nuevo enfoque que combina las terapias de la dermatología convencional con medicinas alternativas o complementarias. Antes que nada cabe señalar que la palabra “integrativa” es un anglicismo. La traducción correcta de este término sería pues “integradora”, aunque como sucede con muchas otras palabras su generalización ha llevado al uso.
Aunque no sea muy conocida en España, la Medicina Integrativa es una corriente que se está imponiendo con fuerza en muchos países. Se trata de una visión holística – esto es, global y no sólo de sus partes- del paciente, considerando las distintas áreas que pueden influir en la expresión de una enfermedad dada y que no son siempre las mismas para todos.

Su diferencia con la dermatología tradicional es la utilización de tratamientos preferentemente alternativos: homeopatía, microinmunoterapia, micronutrición, etc. Además, es una visita más larga (1 hora o más de duración) en la que se busca detectar molestias en otros órganos y sistemas  para buscar el equilibrio del organismo como un todo.

La filosofía de los tratamientos basados en reequilibrar cuerpo y mente no son nuevos y se remontan hasta tiempos de Aristóteles. Lo interesante y novedoso en este caso es una postura media entre la tecnología y los avances científicos de diagnóstico y tratamiento por un lado y la percepción de la complejidad del ser humano en toda su dimensión física, mental y espiritual por otro.

Es esencial conocer al paciente en todas sus facetas y realizar una historia clínica y examen físico detallados, dedicando todo el tiempo que sea necesario, para lograr una panorámica de sus circunstancias: exposición a tóxicos, virus, estrés, desarreglos de otros órganos y sistemas , estado emocional , medioambiente, ámbito doméstico y laboral, estilo de vida, alimentación y un largo etcétera. En este contexto la relación médico paciente es el eje principal. Se va construyendo mediante la confianza mutua, la cercanía y la sinceridad, ya que es necesario contar con toda la información posible para poder ayudarlo.

Una vez analizada una problemática de forma concienzuda se establecen las estrategias terapéuticas, buscando en primera instancia los tratamientos más naturales y menos agresivos posibles, que varían en función de la formación específica de cada profesional: homeopatía, acupuntura, nutrición ortomolecular, microinmunoterapia, etc. Sin embargo, en otras ocasiones se recurrirán a las armas de la medicina convencional si con ello se consigue un beneficio para un paciente dado. Quienes practican esta medicina conocen bien la farmacología y los riesgos y efectos de los fármacos normales, que serán utilizados sólo cuando se considere realmente necesario y apropiado.

En resumidas cuentas, como bien expresa el Dr David Rakel en su libro, la Medicina Integrativa se diferencia por:

Estar orientada hacia la sanación global

La salud es un completo estado de bienestar físico y psíquico no sólo la ausencia de enfermedad. Curar se refiere aliviar el sufrimiento producido por una enfermedad. Sanar no es lo mismo que curar. Podemos curar una hipertensión con fármacos sin sanar el estado global del enfermo. La sanación ayuda a realizar cambios que reduzcan el estrés, mejoren la dieta, promuevan el ejercicio y aumenten la integración en una comunidad.

Con esta forma de proceder ayudamos a mejorar el balance de salud corporal global que puede resultar en la capacidad final de poder interrumpir un tratamiento farmacéutico cuando sea posible o reducirlo en dosis cuando no lo sea. La medicina integrativa cambia el foco orientado hacia la enfermedad por uno orientado hacia la salud. Esto involucra la comprensión de las causas que pueden influenciar mente, espíritu , cuerpo en una persona dada. Desarrollar una mirada dentro de la cultura, creencias y estilo de vida de un paciente nos dará una comprensión de cuáles han de ser los cambios necesarios para mejorar su salud.

Relación médico paciente cercana

Nada de lo anterior puede hacerse sin una buena relación médico paciente, basada en la confianza y la sinceridad

Prevención

El enfoque integrativo propone invertir más tiempo en la prevención de enfermedades que en esperar que se presente una enfermedad para tratarla. Las enfermedades crónicas afectan a nuestra sociedad a niveles epidémicos. La incidencia de enfermedad cardiovascular, diabetes y cáncer podrían reducirse sistemáticamente haciendo cambios oportunos en el estilo de vida.

Se trata de sumar y no de restar.

Integración

La medicina integrativa involucra la utilización de tratamientos médicos convencionales con terapias alternativas, utilizando los tratamientos más seguros y menos invasivos a la vez que se incorporan técnicas de sanación global. Medicina Integrativa no es sinónimo de Medicinas Alternativas. Es una combinación de ambas.

La dermatología integrativa /integradora es la aplicación de los principios antes enunciados para diagnosticar y tratar las enfermedades de la piel, combinando la dermatología convencional con una visión holística y terapias alternativas . 

La piel está a la vista y por lo tanto es completamente accesible a quien sabe “leerla”. Puede ser la expresión de problemas y desequilibrios que suceden en otras áreas del cuerpo: cardiovascular, digestiva, endocrina, emocional… y que pueden estar incidiendo en la expresión o agravamiento de una patología dada. Desde esta visión global se buscarán los métodos para re equilibrar las funciones alteradas del modo más integral posible y siempre bajo el precepto hipocrático: PRIMERO NO DAÑAR.

Aquellos pacientes que no están satisfechos con los tratamientos convencionales pueden encontrar interesante esta visión holística de la persona, corrigiendo y equilibrando factores como la nutrición, el medio ambiente y el estilo de vida, de una forma totalmente personalizada. Los factores que preceden, exacerban o disparan una enfermedad crónica pueden ser muy variables de un paciente a otro y es importante buscarlos e individualizarlos.

La evaluación de un enfermo ha de realizarse con todo el rigor científico y las técnicas de diagnóstico necesarias. Lo que la diferencia del enfoque convencional es:

  • Aplicación de tratamientos alternativos (homeopatía, microinmunoterapia, nutrición, terapia ortomolecular, etc) siempre que sea posible, reservando las terapéuticas farmacológicas tradicionales para determinadas circunstancias
  • Valoración global del enfermo mediante una historia personalizada y detallada, el tiempo que sea necesario
  • Búsqueda del equilibrio de funciones orgánicas alteradas y del bienestar emocional

La dermatología integrativa no reniega de la dermatología tradicional: antes bien, busca ampliar sus horizontes.

Este tratamiento lo puedes realizar en:

Contáctanos

Not readable? Change text. captcha txt