Hormonas femeninas y emociones

 In Antiaging, Salud

Las hormonas femeninas son sustancias “mensajeras” producidas sobre todo por los ovarios cuya acción es influir en la función y actividad de otras muchas células del cuerpo (piel, vasos sanguíneos, etc)

La Medicina Antiaging analiza las hormonas no sólo en función de las enfermedades sino su acción sobre nuestra salud y bienestar global, y también sobre nuestros sentimientos y emociones. Las enfermedades de las hormonas femeninas las trata el ginecólogo o el endocrinólogo, pero a veces hay pequeños cambios que no motivarían una consulta y sin embargo pueden explicar situaciones de la vida diaria, estados de ánimo o comportamientos que a veces no entendemos muy bien por qué se producen. En definitiva, este post sólo pretende informar para entender. Desde luego han de realizarse analíticas hormonales que así lo confirmen y por supuesto, un examen clínico detallado , ya que estos pequeños cambios hormonales dejan signos clínicos evidentes para el que sepa interpretarlos. De manera que lo que vamos a comentar son sólo generalidades de la acción – desde un punto de vista más “humano” – de cuál es su papel en nuestra vida.

¿Qué papel cumplen las hormonas femeninas en nuestra vida diaria?

Estrógenos y progesterona: son las hormonas femeninas por excelencia, aunque también los hombres tienen pequeñas cantidades. Se fabrican sobre todo en el ovario y si las ponemos juntas es porque tienen efectos antagónicos y a la vez, complementarios y deben estar ajustadas y balanceadas para que todo funcione bien. Es un equilibrio delicado. Por ejemplo, los estrógenos – que se fabrican en mayor cantidad en la primera parte del ciclo femenino – retienen líquido y en cambio la progesterona – que se fabrica en la segunda parte del ciclo, luego de la ovulación – actúa como un diurético.

Los estrógenos son los encargados de “feminizar” el cuerpo, de darle la forma femenina: agrandan las mamas y la cadera, favorecen la lubricación vaginal y promueven la libido (deseo sexual). Hacen crecer el útero (matriz) durante el ciclo menstrual para preparar un futuro embarazo y si no se produce, ese tejido “extra” se elimina con la menstruación. También estimulan al sistema nervioso simpático produciendo un estado de alerta y energía, pero que si no están controlados por la acción opuesta de la progesterona pueden hacer que la mujer se sienta muy nerviosa.

La progesterona, como acción opuesta, estimula al sistema nervioso parasimpático calmando las emociones y el estado de ánimo exaltado, aportando serenidad y favoreciendo el sueño. Es un elemento clave en el embarazo, ya que prepara al útero para la implantación del huevo fertilizado.

Como vemos estas hormonas han de analizarse en conjunto, porque el exceso de una puede explicarse muchas veces con la deficiencia la otra. De este modo, los síntomas y signos de exceso de estrógenos podrían estar causados en realidad por una deficiencia de su prima antagónica, la progesterona. ¿De qué podría quejarse una mujer en esa situación?:

  • nerviosismo
  • sentirse tensa
  • ansiedad
  • irritable , con “prontos”, sobre todo antes de la menstruación
  • mamas hinchadas y dolorosas
  • hinchazón de pies y manos
  • aumento de peso antes de la regla
  • hinchazón abdominal
  • dolor menstrual (dismenorrea)
  • migraña premenstrual

Estos síntomas pueden suceder a lo largo de la vida de la mujer, aún desde jóvenes, pero están especialmente acentuados cuando se va acercando la menopausia, ya que la primera hormona en fallar es la progesterona. Los estrógenos siguen aún produciéndose pero sin el balance de la progesterona, es bastante común quejarse de estos síntomas.

 

Por otra parte, cuando sobreviene la menopausia la mujer entonces enfrenta síntomas debidos a la disminución tanto de estrógenos como de progesterona.

¿Cuáles son las molestias que puede presentar entonces?

  • fatiga persistente a lo largo del día (recordemos que los estrógenos aportan alerta y vitalidad)
  • depresión
  • falta de deseo sexual
  • menos memoria
  • insomnio o sueño superficial no reparador
  • “flushes” de calor con sudoración (sobre todo de noche)
  • dolor en las relaciones sexuales por falta de lubricación o atrofia vaginal
  • incontinencia urinaria
  • infecciones de orina de repetición
  • sequedad y picor vaginal
  • molestias articulares

El estado depresivo y las alteraciones en la memoria tienen una fácil explicación: los estrógenos están relacionados con la producción de serotonina en en cerebro, que es el neurotransmisor del bienestar. Menos estrógenos, menos producción de serotonina…Y esta relación no sólo se pone de manifiesto en la menopausia: también en el síndrome premenstrual.

Evidentemente cada uno de estos síntomas puede ser debido a otras circunstancias, que hay que examinar al detalle en cada caso. Pero valgan como explicación de cómo las hormonas femeninas pueden influir en los estados de ánimo.

Por supuesto hay muchas más hormonas que influyen en la mujer, sexuales o no, pero para no extender el tema he preferido centrarme en estas dos.

En un próximo post se hablará de hormonas masculinas y aprovecharemos para señalar como afectan también en la mujer.

¿Y qué pasa en la piel?

La piel es el tejido no reproductivo más grande del cuerpo donde actúan los estrógenos.

La falta de estrógenos – por ejemplo en la menopausia- se relaciona con sequedad cutánea, atrofia, arrugas finas, mala cicatrización de las heridas, disminución del contenido de colágeno cutáneo y mayor flaccidez facial y corporal. El cabello se vuelve pobre, sin volumen, y aparecen signos de alopecia.

Por otro lado el exceso de estrógenos favorece la rojez e hinchazón facial. Muchas veces este aumento puede deberse a formación de los mismos en el tejido graso, ya que la grasa contiene una enzima que se llama aromatasa que convierte las hormonas masculinas en estrógenos. De modo que el sobrepeso y la obesidad pueden inducir este aumento y en este caso no son producidos sólo en el ovario sino también en el tejido graso.

 

 

 

 

Recommended Posts
Showing 3 comments
  • Enriqueta
    Responder

    Que medicamentos me pueden servir para el hinsurtismo

    • Cristina Zemba
      Responder

      Hola, Enriqueta. ESta web es únicamente de carácter divulgativo y a través de ella no se realiza ningún comentario sobre terapéutica. Te aconsejo que acudas a tu médico para que te solicite los análisis correspondientes y pueda actuar en consecuencia. No es aconsejable tomar nada sin el control de un profesional. Un saludo cordial

pingbacks / trackbacks
  • […] grasa corporal: como comentábamos en el anterior post de hormonas femeninas , la grasa contiene una enzima llamada aromatasa, que transforma la testosterona en estrógenos, con […]

Deja un Comentario

Contáctanos

Not readable? Change text. captcha txt
deterioro cognitivohormonas masculinas