Mediombiente : como influye en nuestra piel

 In Dermatología

Según la RAE el medioambiente es el “conjunto de circunstancias o condiciones exteriores a un ser vivo que influyen en su desarrollo y sus actividades.”

En nuestro mundo y circunstancias actuales estamos cada vez más concienciados de los problemas relacionados con la deforestación, la polución del agua y el aire, el calentamiento global y muchas otras cuestiones.

Sin embargo no siempre somos conscientes del impacto del medioambiente en nuestra superficie cutánea.

No hay que olvidar que la piel es una interfase entre el mundo interno y el externo. En anteriores entradas de este blog se han comentado diversos aspectos de la interrelación de la piel con nuestro interior, por ejemplo, el intestino.

Por tanto ahora la intención es señalar una serie de circunstancias externas que pueden impactar a nivel cutáneo.

 

El medioambiente y su impacto sobre la piel

Se pueden señalar grandes grupos de impacto:

  • radiación ultravioleta y luz visible
  • frío y calor
  • contaminación y partículas de polución

 

Radiación ultravioleta y luz visible

Son porciones del espectro electromagnético, que incluye un amplio rango de diferentes longitudes de onda que van desde los rayos X de alta energía hasta las microondas de baja energía y las ondas de radio.

Para la piel es de especial interés la radiación ultravioleta por la gran cantidad de afecciones cutáneas producidas o agravadas por estas longitudes de onda. Las radiaciones UV se clasifican en ultravioleta A, B o C según su longitud de onda.

La luz visible se refiere a aquellas longitudes de onda percibidas como color por el ojo humano, desde el rojo al violeta. Por eso, lo que está más allá del violeta se llama ultra violeta y lo que está mas allá del rojo, infra rojo. Si bien no se había relacionado de forma determinante con patologías cutáneas, recientemente la investigación ha señalado una relación con patologías pigmentarias como el melasma.

Fuentes de radiación ultravioleta y luz visible

Sin duda la más obvia y reconocida es el sol.

Sin embargo también hay fuentes artificiales, como bombillas, lámparas de cuarzo o diodo y tubos fluorescentes

Las lámparas halógenas de tungsteno emiten UVA y radiación visible.

Algunas lámparas de diodo pueden producir emisiones significativas de UVA y UVB mientras que otras cantidades mucho menores

Por tanto siempre es bueno informarse sobre las propiedades de la iluminación que utilizamos.

 

Respuestas anormales de la piel a la luz ultravioleta

 

En ciertas ocasiones, la piel reacciona de manera anormal frente a la luz ultravioleta, produciendo distintas afecciones. La más frecuente es la erupción polimorfa lumínica, pero también hay otras muchas, por ejemplo la urticaria solar y el prurigo actínico. Muchas de estas afecciones hay que investigarlas a fondo para determinar que parte del espectro de a la luz ultravioleta está causando la reacción. Frene a una reacción fotolumínica se pueden realizar distintas pruebas, como biopsia cutánea, analíticas específicas en sangre y sobre todo el foto test. Los hospitales grandes poseen excelentes unidades de fotobiología para tratamiento e investigación de estas afecciones.

También hay que tener en cuenta que ciertos medicamentos pueden inducir reacciones cutáneas en presencia de la luz ultravioleta.

Y por último, recordar el papel de la luz ultravioleta y su relación con el cáncer cutáneo y el fotoenvejecimiento

 

Frío y calor

En un post anterior se comentó en detalle la acción que tiene el frío sobre nuestra piel.

El ejemplo más obvio del daño que puede producir el calor directo sobre la piel lo tenemos con las quemaduras. Pero también hay que señalar que el clima caluroso y una mayor sudoración pueden traer una serie de trastornos como irritaciones en los pliegues (submamarios, ingles, axilas) ya que la composición de la microbiota (flora) cutánea cambia en distintas circunstancias climáticas y de medioambiente. En ciertas circunstancias es más fácil que haya un sobrecrecimiento de hongos en ciertas partes del cuerpo.

Medioambiente y polución

En un post anterior se comentó el efecto que tienen las partículas de polución sobre la dermatitis atópica. Claro está, estas partículas tienen gran impacto en nuestras vías aéreas y las personas con problemas respiratorios – aunque también cutáneos- pueden verse perjudicadas.

 

 

Conclusiones prácticas

 

Nuestra piel puede sufrir el impacto de distintos factores que proceden tanto del interior como del exterior.

Por suerte hoy en día tenemos acceso a webs especializadas, tanto en el ordenador como desde aplicaciones en el móvil, a distintos parámetros como el índice ultravioleta, la presión atmosférica, la humedad ambiental y la calidad del aire y la cantidad de partículas de polución que hay en nuestro medioambiente, para un lugar y un momento dado.

 

 

Este post es meramente divulgativo,  de   carácter general y no particular. A través de este medio no se realizan tratamientos ni comentarios sobre casos particulares.

 

Recommended Posts

Dejar un comentario

Contáctanos

Not readable? Change text. captcha txt
virus del herpes simpledermatología del deporte