Polución ambiental y su influencia sobre el eccema y la dermatitis

 In Dermatología

Se llama polución  ambiental a la contaminación producida por ciertas sustancias y desechos. La polución genera problemas tanto en la naturaleza como en los seres vivos. Lo habitual es que sea producida por acción del ser humano a partir de la introducción al ambiente de un agente contaminante.

Por otra parte, los eccemas y dermatitis son un grupo de enfermedades inflamatorias, crónicas o repetitivas que presentan numerosos y diversos factores de riesgo. Los episodios pueden desencadenarse por circunstancias como el estrés, la alimentación, el contacto con alergenos e incluso alteraciones intestinales

Sin embargo, no hay que olvidar que la piel reacciona tanto a factores internos como externos.  

La polución ambiental está bien estudiada en las enfermedades respiratorias pero no tanto en las enfermedades cutáneas.

Por eso quiero comentar una publicación científica muy reciente (enero 2019) realizada en  un hospital de Beijing, China, ciudad muy conocida por sus niveles de contaminación. El número de pacientes analizados es grande: un total de de 157.595 personas que fueron visitadas entre abril de 2012 y abril de 2014.

No es el primer trabajo de este tipo, pero sí el más reciente y sin duda uno de los que tienen mayor número de pacientes.

Polución ambiental

 

Se llama partícula de polución o PM a una mezcla de partículas sólidas y pequeñas gota líquidas encontradas en el aire. Algunas partículas, tales como el polvo, suciedad o humo, son lo suficientemente grandes como para ser observadas con el ojo desnudo. Otras, son tan pequeñas que sólo pueden ser detectadas usando un microscopio electrónico.  Por eso se clasifican como:

  • PM10: partículas inhalables con diámetros de 10 micraso más pequeñas
  • 5: partículas de 2.5 micras o menos. ¿Y cuán pequeño es esto? Pensemos en un cabello, que de promedio mide unas 70 micras, lo que hace 30 veces más grande que la partícula fina más grande

 

¿Cómo se originan estas partículas?

Cada partícula viene en muchos tamaños y formas y puede estar formada por cientos de sustancias químicas diferentes.

Algunas son emitidas directamente desde una fuente concreta, como sucede en el caso de los incendios.

La mayoría de las partículas son  resultado de complejas reacciones de químicos tales como dióxido de sulfuro u óxido de nitrógeno, que son emitidos por plantas industriales y automóviles.

Tanto las partículas más grandes como las pequeñas pueden ser inhaladas y causar serios problemas de salud, siendo más dañinas las más pequeñas. Pero además de penetrar en los pulmones y hasta en la sangre, también pueden afectar las enfermedades cutáneas como el eccema y la dermatitis, y eso es lo que ha analizado este estudio.

 

Resultados del estudio

Los profesionales a cargo del estudio analizaron diariamente  la cantidad de polución ambiental durante dos años. Midieron PM10, PM2.5, dióxido de sulfuro y óxido de nitrógeno. Los datos se obtuvieron del Centro de Monitorización Medioambiental de Beijing, colectados en 35 estaciones meteorológicas.

Luego cruzaron los datos mediante  análisis computarizados: relación entre polución y días  de mayor actividad en la consulta externa del hospital. ¿Qué días había más consultas y agravamiento de los eccemas?

Resultó que los días en que aumentaban las concentraciones de PM2.5, dióxido de sulfuro y óxido de nitrógeno aumentaba de forma paralela el número de pacientes ambulatorios que sufrían agravaciones en su eccema y dermatitis.

 

¿De qué forma daña la piel la polución ambiental?

Hay cuatro mecanismos fundamentales:

  1. Estrés oxidativo: reduce el contenido de antioxidantes en la piel
  2. Alteraciones de la microflora cutánea: colonización de la piel por bacterias patógenas, obstruyendo los poros y creando situaciones de mayor crecimiento de Propionibacterium acnes, la principal bacteria relacionada con el acné
  3. Activación del receptor de aryl hidrocarbono: algunos polutantes atraviesan el estrato córneo (la capa más superficial de la piel) y penetran en capas más profundas, produciendo inflamación
  4. Inducción de una cascada inflamatoria con subsiguiente alteración de la barrera cutánea: la polución ambiental induce la producción de elementos inflamatorios que alteran la barrera epidérmica.

 

Conclusiones del estudio

Para la mayoría de los polutantes, los efectos eran más potentes durante el verano. La explicación a esto puede ser que en tiempo cálido aumenta el flujo sanguíneto cutáneo por vasodilatación y de esta forma los polutantes pueden llegar más fácilmente a la circulación.

En conclusión: este estudio aporta nueva evidencia  de que la exposición a corto término  a la polución ambiental aumenta la exacerbación del eccema y la dermatitis. Las asociaciones entre los polutantes del aire y las consultas por eccema y dermatitis varían con las estaciones. Cuando la alta concentración de polutantes ambientales es continua, los efectos adversos sobre estas patologías pueden ser aún mayores

Recommended Posts
Comments
pingbacks / trackbacks

Deja un Comentario

Contáctanos

Not readable? Change text. captcha txt
picor vulvaralopecia areata