¿Qué es la dermatitis seborreica?

 In Dermatología

La dermatitis seborreica,  también llamada eccema seborreico, es una de las enfermedades dermatológicas más frecuentes, caracterizada por inflamación e irritación en las zonas de piel donde hay un  mayor número de glándulas sebáceas :  cuero cabelludo, aletas de la nariz, cejas,  detrás de las orejas y en la parte superior del pecho y la  espalda.  También puede afectar las axilas y los genitales.

¿Cómo se manifiesta la dermatitis seborreica?

En las áreas implicadas la piel se ve enrojecida y escamosa y el síntoma predominante es el picor.

Está presente en distintas edades de la vida. Así tenemos:

–          Una variedad infantil: en lactantes se manifiesta como la conocida costra láctea

–          Durante la pubertad y adolescencia: cuando la secreción de sebo es alta, muchas veces acompañando al acné

–          En el adultos e incluso ancianos

Son comunes los brotes en otoño, en personas sometidas a estrés e incluso en las que padezcan psoriasis o Parkinson.

¿Por qué se produce la dermatitis seborreica?

Una vez más encontramos una relación con la levadura Malassezia, la misma que estaba implicada en los hongos de la espalda y la caspa (ver los artículos “Tengo hongos en la espalda” y “¿Qué es la caspa” de este mismo blog).

La Malassezia es un habitante normal de la piel sólo que las personas con dermatitis seborreica parecen tener una sensibilidad especial frente a este microorganismo, desencadenando un proceso inflamatorio frente al mismo, cosa que no ocurre en las personas que no tienen este problema.  Es curioso, porque  cuando hay hongos en la espalda producidos por esta levadura –  la pitiriasis versicolor –   no se produce prácticamente inflamación, por eso no pican ni molestan. En cambio la dermatitis es molesta porque  la piel está roja, inflamada y descamada.

En resumen, en nuestra piel la Malassezia es un habitante normal de la flora. Cuando esta levadura está en equilibrio con nuestra epidermis, no se hace notar lo más mínimo. En otros casos se reproduce activamente y causa un hongo – la pitiriasis versicolor-  pero apenas inflamación.  Y por último están los casos donde este organismo desencadena una reacción inflamatoria como consecuencia de una sensibilidad  particular frente al mismo, como es el caso de la dermatitis seborreica y la psoriasis, o sea, que no es que la levadura produzca inflamación en sí sino que  es nuestro sistema inmune que no la tolera y  “protesta”.

¿Cuál es el tratamiento de la dermatitis seborreica?

El tratamiento clásico de la dermatitis seborreica es la utilización de champús específicos, cuando se trata del cabello, o de cremas con corticoides o antifúngicos, alternando con productos cosméticos apropiados cuando se trata de la cara o de otras regiones de la piel.

El problema es que suele repetir una y otra vez. El corticoide, si, funciona, pero a los pocos de días de dejarlo… suele repetir. Y claro, las cremas con corticoides no son lo mejor para el largo plazo, ya que pueden producir atrofia de la piel (la vuelven más delgada y frágil) o incluso telangiectasias (venas diminutas). Dos situaciones que afean la piel.

Hay que tener en cuenta los factores desencadenantes, que muchas veces suele ser el estrés, unido a los cambios bruscos de clima y de estación. Las comilonas, el exceso de alcohol o de otros tóxicos también pueden precipitar los brotes.

De manera que es importante considerar estos factores a la hora de minimizar las molestas  y continuas repeticiones e intentar equilibrar las cosas.

Desde el punto de vista de la dieta es mejor apostar por vegetales frescos, frutas de estación y proteínas de calidad pero menor contenido en grasa, como el pescado o las aves. Evitar los azúcares, bollería,  harinas refinadas y alimentos procesados. No excederse con los lácteos y los quesos curados. Vigilar la salud intestinal, sobre todo de cara a la frecuencia y ritmo de las deposiciones y la calidad de las heces.  Si el problema es el estrés y la excesiva tensión emocional es recomendable practicar actividades como el yoga o el tai-chi, la natación e incluso las caminatas regulares, para destensar al cuerpo. Y además utilizar cremas y champús específicos. Existen muchos productos de dermocosmética que atienden a las necesidades específicas de estas zonas.

La dermatitis seborreica suele empeorar en invierno y mejorar en verano, ya que el sol y el buen tiempo tienen un efecto muy positivo.

La homeopatía resulta un tratamiento eficaz y sin efectos secundarios.

 

 

 

 

 

Recommended Posts
Showing 4 comments
  • Jose
    Responder

    Estoy con el tratamiento, comparto en mi face, cara limpa en el invierno de 2014!!!!!!

    • Cristina Zemba
      Responder

      Que bueno! Adelante!! Que el invierno te deje menos molestias y más alegrías 🙂

  • Cristian
    Responder

    que tratamiento homeopático es el adecuado?

    • Cristina Zemba
      Responder

      Hola, Cristian. La homeopatía es un tratamiento personalizado ya que no hay un producto para una enfermedad sino un producto para una persona. Es decir, se han de tener en cuenta las características particulares para prescribir un tratamiento. De esta manera, para un mismo problema (en este caso dermatitis seborreica ) se pueden prescribir diferentes productos.
      De todas maneras esta es una web de carácter informativo y divulgativo y nunca de tratamiento. Nada puede reemplazar a una visita médica que es el mejor ámbito para realizar una consulta personalizada. Un saludo cordial

Deja un Comentario

Contáctanos

Not readable? Change text. captcha txt