Salud vaginal y bacterias amigas

 In Medicina integrativa, Micronutrición, Salud

La salud vaginal depende en gran medida de las bacterias que la habitan. El ginecólogo Albert Döderlein fue el primero en reconocerlas, allá por 1892. De manera que en su honor se llamó a estas bacterias “flora Döderlein”. En su mayoría se trata de lactobacilos de varias clases . No es un “único bacilo Döderlein” sino varios con nombres parecidos pero “ apellidos” diferentes.

Hoy en día la ciencia ha conseguido identificar mucho mejor quienes son estas bacterias amigas (ver post anterior) y cuáles son sus funciones.

Salud vaginal y microbiota

La flora ( o más correctamente microbiota) vaginal está dominada por varias especies de Lactobacillus (nombre en común) con “apellidos” diferentes.

Los cuatro principales se llaman Lactobacillus (nombre) con los siguientes “apellidos”:

  •  crispatus
  •  gasseri
  •  jensenii
  •  iners

Seguidos en menor cantidad por otros como los siguientes Lactobacillus:

  •  acidophilus
  •  fermentum
  •  plantarum
  •  brevis
  •  casei
  •  vaginalis
  •  salivarius
  •  reuteri
  •  rhamnosus

 

Como sucede con la microbiota intestinal, la proporción de cada uno varía en función de zonas geográficas y regiones.

¿Cómo cooperan los lactobacilos en la salud vaginal?

  • Se adhieren a las células vaginales y la capa de mucina del epitelio para inhibir la virulencia de los agentes patógenos
  • Ayudan en las respuestas de defensa del huésped
  • Un dato muy importante es que L crispatus , L gasseri y L jensenii son productores de H2O2 (peróxido de hidrógeno). L iners no produce H2O2. El peróxido de hidrógeno es más conocido como agua oxigenada, de manera que esto nos da una buena idea de sus propiedades antimicrobianas y desinfectantes. En otras palabras: ayudan a combatir a los “malos”, a los que no tienen que estar allí

 

¿Qué factores inciden en la producción de una flora adecuada?

 

  • pH vaginal
  • cambios hormonales (embarazo, menopausia)
  • ciclo menstrual (en la primera fase del ciclo – fase folicular- los estrógenos favorecen la mayor adherencia de los Lactobacilos a las células vaginales

En la menopausia disminuye la flora Döderlein motivada por el descenso de estrógenos y en cambio predominan otras especies menos favorables.

¿Qué molestias pueden surgir si la flora de salud vaginal está desequilibrada?

Un problema muy común es la vaginosis bacteriana , que consiste en una disminución de la flora protectora con predominio de otras especies bacterianas menos favorables. Es común en la menopausia pero también puede aparecer a todas las edades. En la vaginosis el pH de la vagina aumenta y la población de Lactobacilus disminuye. Puede ser asintomática o traer molestias como olor desagradable y aumento de flujo vaginal.

También cumplen un papel en la prevención de las infecciones urinarias a repetición. En estos casos se ha observado que en la flora vaginal hay más presencia de Escherichia coli y una disminución de Lactobacillus. La suplementación con probióticos vaginales puede ayudar a disminuir las recurrencias.

¿Cómo se utilizan los probióticos vaginales?

Una ruta común de administración es en forma de óvulos vaginales.

Sin embargo, a partir del año 2001 ha surgido la posibilidad de administración oral. Diversas investigaciones han señalado que tras la administración oral de probióticos, éstos aparecen en el recto. Las cepas pueden entonces pasar desde allí y ascender por la vagina. Esta vía es más lenta e indirecta que la administración local. Sin embargo su ventaja consiste en reducir la transferencia de levaduras y bacterias patógenas desde el recto a la vagina, lo que reduce las infecciones.

 

Eso sí: si se elige la vía oral considerar que no todos los probióticos son iguales. Si buscamos acción sobre la salud vaginal ha de contar con la presencia de al menos alguno de los representantes Döderlein más importantes como L crispatus o L gasseri.

Recommended Posts

Deja un Comentario

Contáctanos

Not readable? Change text. captcha txt
intolerancia a la lactosaChikungunya