SIBO : sobrecrecimiento bacteriano del intestino delgado

 In Medicina integrativa, Salud

SIBO son las siglas en inglés para “small intestine bacterial overgrowht”, o sea, indican un sobrecrecimiento bacteriano en el intestino delgado. Dado que la palabra SIBO es muy conocida por tanto se utiliza corrientemente, a pesar de que en castellano las siglas serían SBID.

Es una patología digestiva pero que los médicos que trabajamos en el entorno de la medicina integrativa nos encontramos de forma frecuente, ya que la historia clínica en medicina integrativa comprende preguntar y explorar todos los   órganos y sistemas.

En el ámbito de la dermatología integrativa suele muchas veces acompañar a los pacientes con rosácea.

 

¿Por qué se produce el SIBO?

A lo largo del tubo digestivo encontramos diversas poblaciones de microorganismos que constituyen nuestra microbiota, antes llamada “flora intestinal”. Esta microbiota varía a lo largo del mismo: no son iguales las bacterias del intestino delgado que las del grueso. Tampoco en cantidad: en el colon (“intestino grueso”) hay mayor riqueza y cantidad de microorganismos.

El SIBO es el aumento de crecimiento (“sobrecremiento” es un anglicismo) de colonias en el intestino delgado. No deberían estar allí en esa cantidad. Es importante entender que no han de ser “bacterias malas”, sino que puede ser el producto de demasiadas bacterias “buenas” pero en el vecindario equivocado.

Cuando aparece un SIBO suele estar indicando que algo está mal en otra parte y que por lo tanto las bacterias del colon acaban creciendo en el intestino delgado. Suele haber trastornos estructurales o funcionales que dificultan el tránsito intestinal, haciendo que la microbiota del intestino delgado aumente en número y se asemeje a la microbiota del colon.

Causas de SIBO

Se produce por trastornos estructurales o funcionales previos. Por ejemplo, entre otras:

    • Luego de cirugía intestinal
    • Divertículos en el intestino delgado
    • Radioterapia previa
    • Celiaquía
    • Enfermedad de Crohn
    • Problemas en la motilidad intestinal
    • Déficit de ácido clorhídrico en el estómago (por gastritis atrófica, o medicamentos antiácidos)
    • Inmunodeficiencia
    • Alcoholismo (cirrosis, pancreatitis crónica)
    • Edad avanzada

Síntomas de SIBO

    • Gases
    • Hinchazón abdominal (a veces intensa)
    • náuseas
    • diarrea acuosa
    • astenia
    • pérdida de peso
    • osteoporosis
    • dermatitis
    • artritis
    • anemia
    • malabsorción y déficit de vitaminas

Como son síntomas difusos a veces es difícil detectarlo. Por eso lo importante es SOSPECHARLO.

Si no se sospecha no se puede investigar. Y vale la pena hacerlo porque es una prueba no invasiva (Test de hidrógeno espirado para glucosa/lactulosa).

Tratamiento del SIBO

Teniendo en cuenta que el SIBO se produce en un entorno de trastornos funcionales o estructurales previos lo ideal es intentar corregir esos trastornos cuando sea posible.

Recientemente se ha estado investigando el papel que  otros microorganismos llamados arqueas podrían tener en el SIBO. Pero son temas muy recientes que requieren aún mayores investigaciones.

El tratamiento clásico suele ser con antibióticos, aunque es imprescindible la consulta a un profesional capacitado. Además, como el paciente ha estado absorbiendo de forma deficiente – al estar afectado el intestino delgado- puede haber déficits de hierro, calcio y vitaminas, hecho que deberá tenerse en cuenta para su corrección.

Ante un SIBO lo mejor es acudir a un profesional cualificado. La auto prescripción de probióticos y prebióticos puede agravar el problema. Es más: la toma descontrolada de probióticos podría ser una causa de SIBO en pacientes con una baja acidez estomacal o una motilidad disminuida en el intestino delgado.

Este post es meramente divulgativo,  de  carácter general y no particular.. A través de este medio no se realizan tratamientos ni comentarios sobre casos particulares.  Lo ideal es una consulta en persona a un profesional cualificado.

 

Recommended Posts
Showing 2 comments
  • Guadalupe
    Responder

    Me gustaría tener información de este tratamiento.

    • Cristina Zemba
      Responder

      Hola, Guadalupe. Los tratamientos han de ser personalizados, basados en los hallazgos y la historia clínica del paciente. Por eso, siempre tienen que ser llevados a cabo por un médico que conozca el tema. Estos posts son sólo de carácter general. Lo mejor ante este problema, es acudir a tu médico y comentar esta posibilidad con él. Un saludo cordial

Deja un Comentario

Contáctanos

Not readable? Change text. captcha txt
dieta en rosáceapénfigo y alimentos