Síndrome premenstrual y Micronutrición

 In Micronutrición, Salud

El síndrome premenstrual es un trastorno frecuente que trastorna, en mayor o menor grado, la vida de muchas mujeres y que puede aliviarse en gran medida con la Micronutrición.

¿Qué es el síndrome premenstrual?

Se define así a la aparición cíclica de uno o más de una larga serie de síntomas, justo antes de la menstruación , de 7 a 10 días antes, que provoca un deterioro en la calidad de vida y desaparecen al primer o segundo día de la menstruación, dejando el resto del mes libre de síntomas. Se estima que puede ocurrir en el 50% de las mujeres, con grados variables de molestia y sintomatología. Alrededor de un 10% pueden tener interferencias con su trabajo o actividades diarias.
Los síntomas son muy variados y en función de cada terreno:

Psicológicos: irritabilidad, nerviosismo, tristeza, ansiedad, fatiga, deseos de llorar, falta de concentración, depresión
Neurológicos: migrañas y dolor de cabeza, mareos
Cutáneos: acné o urticaria de aparición premenstrual
Músculo articulares: dolor de espalda o articular
Respiratorios: ataques de asma premenstruales
Urinarios: infecciones urinarias
Mamarios: dolor e hinchazón mamaria
Gastrointestinales: hinchazón de vientre, gases, diarrea o estreñimiento, náuseas o vómitos, dolor de barriga, deseo compulsivo de dulces y chocolates
Otros síntomas: dolor de garganta o ronquera premenstruales, hinchazón de manos y tobillos, piernas cansadas, aumento de peso

¿Cuál es la causa del síndrome premenstrual?

Aunque parezca mentira no se conocen a fondo las razones, ya que los estudios implicando tal o cual factor muchas veces resultan contradictorios. Pero sí que se reconocen una serie de agentes desencadenantes:
Antecedentes hereditarios: un porcentaje de las afectadas son hijas de mujeres que padecieron síndrome premenstrual
Factores hormonales: alteraciones en la concentración de estrógenos y/o progesterona, y también de otras hormonas como aldosterona y prolactina
Factores neuro endocrinos: alteración en los niveles de serotonina
Alteraciones del sistema nervioso autónomo
Alteraciones en las prostaglandinas: las prostaglandinas son sustancias grasas que derivan de los ácidos grasos y actúan como mediadores celulares con efectos diversos, muchos de ellos contrapuestos. Por ejemplo: en el músculo liso del útero pueden producir contracción o relajación según la que predomine, lo que puede dar lugar a “retortijones”. El aceite de onagra es rico en GLA, fuente de prostaglandinas anti inflamatorias (para leer más: “La familia omega 3” en este mismo blog).

¿Cómo ayuda la Micronutrición al síndrome premenstrual?

Ante todo: ¡vigilar la dieta! Una dieta rica en sal, cafeína, alcohol o grasas (sobre todo trans) puede agravar los síntomas. Demasiada sal en la dieta contribuye a la retención de líquidos. Y no se trata sólo de la sal que pongamos en los alimentos, sino la que contienen los alimentos envasados y procesados que la contienen en gran cantidad, como patatas chips y demás “bolsitas” del super, pizzas precongeladas y otras comidas por el estilo. De manera que conviene apostar por alimentos frescos y naturales que incluyan abundancia de verduras y frutas.
También conviene evitar los cereales y harinas refinadas, azúcar, dulces, carnes rojas, refrescos azucarados y lácteos.

Los nutrientes con acción favorable sobre el síndrome premenstrual son:

Calcio y vitamina D: el calcio se utilizó para tratar estos síntomas desde los años 30 del siglo pasado. La vitamina D, por otra parte, casi siempre suele estar baja, sobre todo en los meses del invierno. Conviene asegurarse que se tienen los niveles adecuados.
Magnesio: el magnesio es utilizado en grandes cantidades por el cuerpo en situaciones de estrés, por lo que no es raro en nuestros días encontrar niveles deficientes. El magnesio actúa como relajante muscular y es muy favorable para el sistema nervioso.
Triptófano: es un aminoácido a partir del cual se forma la serotonina, cuya deficiencia se relaciona con este síndrome. Será de gran utilidad sobre todo cuando hay alteraciones del estado de ánimo y/o deseos de dulces los días previos a la regla. En ese caso se puede suplementar los 10 días antes de la aparición de la menstruación. Una observación: no tomarlo sin consultar a tu médico si estás tomando antidepresivos.
Vitaminas B: necesarias para infinidad de reacciones en el cuerpo y para el equilibrio nervioso. Si bien no faltan en una dieta equilibrada, puede ocurrir que en mujeres que han tomado anticonceptivos durante mucho tiempo haya niveles deficientes, sobre todo de vitamina B6, B12 y ácido fólico.
Onagra: el aceite de onagra es utilizada frecuentemente porque genera prostaglandinas anti inflamatorias y muchas mujeres encuentran beneficios en sus síntomas. Sin embargo es importante seguir una recomendación: no tomarla sola sino asociada a omega 3 (ver “La familia Omega 3” en otro apartado de este blog)
Vitex agnus castus: está aprobado en Alemania para tratar el síndrome premenstrual y las irregularidades menstruales. Es útil sobre todo para el dolor e hinchazón mamarias y también la retención de líquidos. No se recomienda su uso en la lactancia o embarazo ni tomarlo juntamente con terapia hormonal. Consultar a tu médico antes de tomarlo si estás tomando medicamentos antidepresivos o si tienes algún tipo de problema mamario.

Lo importante es vivir la regla como lo que es: parte normal de la vida de una mujer, sin molestias que dificulten nuestra vida y nuestro trabajo diario.

Recommended Posts

Deja un Comentario

Contáctanos

Not readable? Change text. captcha txt