Urticaria crónica : un problema y muchas causas

 In Dermatología

La urticaria crónica es aquella erupción urticariana que dura más de 6 semanas, mientras que la aguda dura menos de 6 semanas.

La palabra urticaria viene del latín urtica (ortiga) , planta bien conocida por provocar irritación e inflamación de la piel.

La característica clínica de las urticarias son las ronchas, elevaciones rosadas o blanquecinas que cambian de lugar en cuestión de horas o minutos. Esto traduce la formación de un edema (acumulación de líquido) en la dermis superior de la piel. Cuando los edemas se producen en las capas más profundas (dermis profunda o hipodermis) se traduce como angioedema, una inflamación de zonas laxas de la piel como labios o párpados que puede llegar a producir gran hinchazón de la cara. Una situación muy peligrosa es cuando estas hinchazones se producen en la lengua o la garganta ya que pueden producir dificultades respiratorias y requieren atención inmediata en un servicio de urgencias.

¿Y por qué motivo se produce semejante acumulación de líquido en zonas donde no debería estar?

Un protagonista esencial en toda esta situación son unas células llamadas mastocitos, presentes en la mayoría de los tejidos del cuerpo y en la dermis, que sintetizan y almacenan histamina y heparina, entre otros compuestos. Ante un estímulo determinado (que siempre es la pregunta del millón) estas células liberan la histamina y los otros compuestos, lo cual es causa de la hinchazón y la inflamación.

Hablamos de urticaria y sin embargo deberíamos hablar de urticarias, en plural. Porque si bien lo primero que viene a la mente cuando mencionamos esta palabra es alguna comida que lo ha producido, lo cierto es que las causas pueden ser de lo más variopintas.

Una clasificación sencilla es:

  • urticaria común, ya sea aguda o crónica
  • urticaria física: aquí el estímulo que lo produce es netamente físico, ya sea la temperatura, la presión, el frío, el sol o la vibración
  • urticaria por contacto: por ejemplo la causada por el látex, gomas adhesivas y fibras elásticas
  • urticaria vasculitis: un cuadro menos habitual cuyas ronchas, individualmente, duran más de 24 horas. Para hacer este diagnóstico es necesaria una biopsia, que confirmará un aspecto especial y particular

Causas de la urticaria

  • alergia a alimentos o aditivos alimentarios
  • alergia a medicamentos, siendo los más frecuentes: aspirina, anti inflamatorios y antibióticos
  • infecciones víricas: hepatitis A, B,C, virus de Epstein Barr, virus del herpes simple
  • vacunas
  • infecciones bacterianas: estreptococo, Helicobacter pylori
  • parásitos: áscaris, giaridas, oxiuros, anisakis y amebas entre los más comunes
  • enfermedades subyacentes: problemas hormonales, tiroiditis autoinmune, problemas ováricos , enfermedades autoinmunes y un largo etcétera

¿Qué es la urticaria crónica?

Es una forma donde las ronchas brotan a diario o casi a diario durante más de 6 semanas y pueden persistir durante meses o años. Representa un auténtico desafío diagnóstico porque como se ha visto la lista de causas es inmensa, y si bien en los casos agudos suele haber un desencadenante identificable, en los casos crónicos todo se complica porque tanto al paciente como al médico les puede resultar muy difícil encontrar lo que está desencadenando la reacción. De hecho muchas veces acaban etiquetadas como idiopáticas, o sea, que no se ha reconocido la causa.

Lo ideal es que exista una estrecha colaboración entre el médico y el paciente y que ambos se impliquen en la búsqueda, como si de un detective se tratara. El médico pedirá análisis, de acuerdo, pero sirve de mucho la participación del paciente dando pistas, siempre y cuando sea posible. Entre los elementos a considerar o relacionar puede ser importante detallar:

  • forma, tamaño y distribución de las ronchas, duración y variación a lo largo del día
  • antecedentes en la familia de cuadros alérgicos
  • infecciones u otras enfermedades
  • ¿relación con el ejercicio?
  • Detalle de todos las terapias ingeridas, sean medicamentos o productos naturales, hierbas, aceites esenciales, sacarina, laxantes o supositorios
  • Relación con alimentos
  • Tabaco, alcohol o drogas consumidas
  • Tipo de trabajo y hobbies
  • Ocurrencia en relación a fines de semana, festivos, vacaciones o viajes
  • Tratamientos odontológicos: implantes, empastes, puentes
  • Reacciones a picaduras de insectos
  • Relación con el ciclo menstrual
  • Estrés y calidad de vida

Cualquier dato puede ser relevante para aportar pistas útiles que ayuden a tu médico a resolver el complicado jeroglífico de la urticaria crónica. Tú, mejor que nadie, conoces los detalles de tu vida… que quizá tengan una relación con lo que te pasa.

El tratamiento ideal es encontrar la causa y evitarla en la medida de lo posible. Mientras se buscan conviene evitar factores que puedan agravar la producción de histamina, como café, alcohol, conservas, aditivos y colorantes alimentarios, marisco, plátano, fresas, chocolate, piña, tomate, cerdo y embutidos, espinacas, soja, leche y lácteos, quesos, cítricos,   pimiento y berenjenas.  Lo más natural posible y sin aditivos. Y también  evitar exponerse al sol o calor intenso. Estas medidas no serán suficientes si el origen no es alimentario pero al menos no añadirán “leña al fuego”.

Lo importante es una investigación detallada de las causas. El tratamiento tradicional (mientras se investiga lo ideal: una causa) son los antihistamínicos, de una sola clase o combinados, y en los casos más graves, corticoides orales. Desde la Medicina Integrativa y siempre que el paciente así lo desee se pueden emplear otras terapias como micronutrición, microinmunoterapia,  homeopatía o terapia microbiológica, entre otros.

Recommended Posts

Deja un Comentario

Contáctanos

Not readable? Change text. captcha txt
té verdemedicina integrativa