Vitamina D3 y defensa inmunitaria

 In Micronutrición, Salud

La vitamina D3 se produce en la piel debido a la acción de los rayos ultravioletas B sobre el dehidrocolesterol cutáneo. Una vez formada, ha de seguir dos pasos más para volverse activa:

  • paso por el hígado, donde se transforma en calcidiol
  • paso posterior por el riñón donde se transforma en calcitriol

El calcitriol es la forma activa de la vitamina D3, ya que es la reconocida por los receptores celulares que “la dejan entrar” para que ejerza sus acciones.

En otras palabras: sea por acción del sol sobre nuestra piel o por la toma de suplementos orales, la vitamina D3 ha de transformarse en la sustancia activa calcitriol.

Son bien conocidas las acciones de la vitamina D en numerosos órganos, y para ello os dejo el enlace a otros post anteriores sobre el tema.

¿Cuáles son los mecanismos de la vitamina D3 sobre la inmunidad?

 

El calcitriol, su forma activa, tiene 3 acciones muy importantes mejorando:

 

  • nuestras barreras defensivas: a nivel del intestino mantiene las uniones celulares firmes, para que no se cuelen microbios
  • la inmunidad innata: el sistema inmunitario tiene una inmunidad innata y otra adquirida, que fueron motivo de otro post. La vitamina D3, a través del calcitriol, ayuda para la producción de péptidos antimicrobianos como la catelicidina y la defensina. Las catelicidinas tienen actividad microbiana frente a diversos microbios, incluyendo bacterias gram positivas y gram negativas, virus con cubierta y sin cubierta y hongos.
  • Inmunidad adaptativa: actúa como moduladora, disminuyendo la inflamación y promoviendo la vía Th2, que es la que lleva a la producción de anticuerpos

Otras acciones importantes

  • ayuda a producir glutatión, un antioxidante muy importante
  • reduce la inflamación.

La inmunidad innata, en su ataque a virus y bacterias, produce gran cantidad de sustancias inflamatorias, tales como factor de necrosis tumoral alfa e interferón gamma. Esta acción viene en buena parte de la mano de unas células llamadas macrófagos.

Está bien que se produzca inflamación: es una forma de luchar contra los agentes agresores. El problema es cuando la respuesta inflamatoria “se pasa tres pueblos”, porque entonces se vuelve dañina.

Cuando en el cuerpo tenemos niveles suficientes de vitamina D3 la respuesta se vuelve más equilibrada. Como si fuera alguien que en una disputa, pone orden y equilibrio, evitando el descontrol.

 

¿Cuándo y cómo formamos vitamina D3 en nuestra piel?

Hay que tener en cuenta distintos factores: no siempre se formará vitamina D sólo porque nos expongamos al sol:

  • Latitud, estación y hora del día: cuanto más lejos del Ecuador, menos rayos ultravioletas adecuados hay. Obviamente, el verano es la mejor estación. En sitios muy al norte o sur del Ecuador el sol sólo producirá vitamina D entre las 10 y las 15 hs.
  • ¿Cuánto tiempo se necesita? Sólo son necesarios de 5 a 20 minutos, según el tono de piel.
  • ¿Se forma vitamina D detrás de un cristal? ¡No! Los rayos ultravioletas que la producen son los B. Los que pasan el cristal son los A, de modo que uno puede ponerse moreno pero no formará la preciada vitamina. –          Por el mismo motivo hacer UVA (rayos ultravioletas A) en cabinas de bronceado te pondrá morena pero no te dará la radiación necesaria para formar la vitamina (que recordemos son los rayos B)
  • La nubosidad o la polución ambiental pueden filtrar o bloquear la radiación adecuada
  • Contenido de colesterol en la piel: no olvidemos que esta vitamina se forma en la piel a partir del colesterol cutáneo, que suele disminuir con la edad

Conclusión

La vitamina D3 es indispensable para nuestra salud, y no sólo para los huesos sino también para nuestras defensas frente a virus, hongos y bacterias. Mantener unos niveles adecuados ayuda en la prevención de muchas enfermedades.

Este post es meramente divulgativo. Tiene carácter general y no particular.. A través de este medio no se realizan tratamientos ni comentarios sobre casos particulares.

Recommended Posts
Showing 2 comments
  • Begoña
    Responder

    Muy interesante el post, me queda saber lo que parece ser el factor clave para que tenga beneficios. ¿Siempre se vuelve activa? ¿Necesita algo para convertirse en calcitrol? Muchas gracias

    • Cristina Zemba
      Responder

      Hola, Begoña. Gracias por tu interés. Aprovecho para extender la información desde aquí. Tanto el ergocalciferol vegetal como el colecalciferol de la dieta (alimentos que contienen en pequñas cantidades) y la que se forma en la piel llegan al hígado unidos por la proteína transportadora de vitamina D. Una vez allí sufre una transformación química llamada hidroxilación, realizada por una enzima llamada 25 hidroxilasa hepática para transformarse entonces en 25 hidroxi vitamina D o calcidiol. El calcidiol pasa a la sangre y llega al riñón, donde sufre una segunda hidroxilación y se transforma en 1,25 hidroxi vitamina D o calcitriol, que es la activa.
      La que se mide en sangre es el calcidiol (la del hígado) y no el calcitriol. Por que? Porque tiene una vida media de 2 semanas. De modo, que aunque no es la activa se elige esta y no el calcitriol, que si lo es, porque esta última tiene una vida media muy corta: 4 horas y no sirve para valorar el estado de vitamina D de una persona.
      La mayoría de las personas hacen el proceso colecalciferol- calcidiol- calcitriol pero en personas con problemas hepáticos crónicos hay una alteración de la enzima 25 hidroxilasa considerable. Por tanto en esos pacientes la toma de vitamina D3 (colecalciferol) no redundará en la formación de calcitriol. Estos pacientes entonces responderían a la administración de calcidiol (llamado también calcifediol) y no de colecalciferol .
      Espero haberte aclarado este punto, aunque espero no haberte aburrido con la química. Un saludo cordial

Deja un Comentario

Contáctanos

Not readable? Change text. captcha txt
psoriasis y alimentaciónCOVID 19